Adicta a las historias cortas

Uno de mis objetivos cuando comencé a escribir era conseguir escribir historias cortas, relatos e incluso, algún día, un microrrelato. Era algo que al principio me parecía imposible. Comenzaba a escribir y la historia, en lugar acabar, aumentaba hasta tamaños tan desmesurados que se convertían en una novela o en una trilogía (dicho en bajito y con vergüenza ). Sí, no sabía poner fin a lo que escribía. Y aunque voy consiguiéndolo todavía es uno de los puntos que más me cuesta.

…