¿Qué pasa contigo?

¿He dejado de escribir? ¿Me he muerto? ¿Me han comido las hienas de Australia? Pues no a las tres preguntas. Sigo escribiendo, sigo viva y, por suerte, en Australia no hay hienas, así que no me han podido comer, jajaja (lo sé, soy de humor fácil y sólo me hago gracia a mí misma, pero por suerte sólo me leo yo XD (lo he vuelto a hacer)).


Bueno, pues dejándonos de tonterías aquí sigo y sigo escribiendo. Pero el blog me cuesta seguirlo. Y no porque no me guste escribir entradas, simplemente no sé muy bien cómo llevarlo. ¡Pero sigo escribiendo! Es más, si quieres leer algo mío puedes ir a la pestaña de escritos, te lo dejo enlazado por si te da pereza buscarlo ;). Después de este break de publicidad para que alguien me lea, vamos al tema. Pues eso, que el blog no sé de que manera llevarlo. Al principio lo abrí con la intención de contaros cómo me voy introduciendo en el mundo de la escritura. Mi idea es seguir haciéndolo, el problema… pues que es algo lento. Así que entre que escribo e intento introducirme en las redes sociales tampoco hay mucho que contar.

gato-roncando

Ya puestos, os voy hacer un breve resumen de estos meses:

Terminé el curso de profesora (weeew). Ahora, ando intentando meterme en el mundo laboral y dando alguna clase particular. Lo cual, para escribir me viene de perlas porque estoy aprendiendo mucha gramática. Mientras tanto he seguido escribiendo, pero tengo que reconocer que en este punto me he dispersado o, más bien, me ha podido el ansia. Ha sido algo así como una invasión de ideas. Ya sé que suena de p*** m****, pero no, porque he tenido ganas y el impulso de empezar todas, o casi todas, y lo que ha pasado es que no he terminado ninguna. Con lo cual ahora mismo tengo nueve historias que quiero escribir. De las cuales cuatro están empezadas sin terminar, dos están en fase de proyecto y otras tres son ideas, que, no sé por qué narices, ¡¡¡no consigo quitarme de la cabeza!!! ¿Ahora entendéis por qué no publico nuevas entradas? Lo sé, no es excusa.

Ésta es mi cara cuando veo todas las historias que tengo a medias y tengo que ignorarlas.

Ésta es mi cara cuando veo todas las historias que tengo a medias y tengo que ignorarlas.

No sé si recordáis que os comenté hace ya… unos meses, que estaba en uno de esos bloqueos del escritor. Bueno, por suerte se me ha pasado. Pero esto de tener muchas historias abiertas y ninguna cerrada me está empezando a agobiar. Y por esto digo que me puede el ansia, porque estoy haciendo un esfuerzo inhumano por dejarlas a un lado y centrarme en la novela. Ponerme fecha límite y dejar de hacer borradores (ya voy por el tercero, pero de este no pasa, salga lo que salga). Si todo cuadra y consigo centrarme, espero terminarlo en un mes y medio. El resto de las historias tendrán que esperar. No me atrevo a asegurar que no caeré y me ponga con ellas de vez en cuando, pero lo que sí que pienso hacer es obligarme a escribir todos los días en la novela para avanzar.

Por último, y para terminar este post exprés que es para retomar el blog, estos meses he estado muy metida en Wattpad. Sí, esa red social para escritores que, no sé muy bien por qué, todo el mundo critica. Lo cierto es que estoy muy contenta 🙂 Intentaré hacer un post un poco más detallado de mi experiencia dentro de la red social.

Eso es todo de momento. ¡Hasta pronto!

 

Diana Golay

Un día descubrí que me encantaba escribir. Desde entonces siempre que encuentro tiempo me siento delante del ordenador para intentar plasmar las historias que se me van ocurriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *